Otoño / Inverno 22

La firma española Opere Plumari, conocida por reinventar el deshabillé en clave siglo XXI, presenta su segunda y esperada colección. Una propuesta fiel a los códigos de la casa: del valor de lo hecho a mano a la inspiración monacal o el compromiso sostenible. Las líneas depuradas y los volúmenes extraordinarios son el hilo conductor de un exquisito repertorio de prendas compuesto por blusas, un inédito modelo de falda (por primera vez se introduce esta prenda en su catálogo) y su icónico vestido túnica reinventado. Diseños atemporales y versátiles que, sin comprometer el característico aspecto confortable de la marca, resultan a su vez extremadamente sofisticados.

Los tejidos orgánicos, otro de los sellos de Opere Plumari, continúan siendo protagonistas, esta vez en forma algodón y viyela para hacer frente a los rigores del frío. La paleta cromática se basa en la naturalidad y los colores tierra, con concesiones al azul marino y al verde. Además, como viene siendo habitual, todos los diseños son personalizables con mensajes, nombres o iniciales en una oda a la individualidad y la autoexpresión. «Se trata de una colección cápsula pequeña, en la que todos los productos son combinables entre sí y polivalentes. Concebidos para utilizarlos en diferentes ocasiones del día, tanto para estar en casa como salir. Y siempre con la austeridad y la elegancia que caracterizan a Opere Plumari», señala Cristina Pérez Hernando, creadora y alma de la enseña.